miércoles, 16 de febrero de 2011

Artículo de Opinión: "Los nuevos medios de comunicación, ¿un avance o un retroceso?", por Agustina B


Hace unos días, caminando por la calle, escuchaba las típicas conversaciones de jóvenes y adolescentes: “después te cuento algo por chat”, “esta noche conectate que te tengo que dar una noticia”, entre otras; y me puse a pensar en la forma en que la tecnología, particularmente los medios de comunicación, afectan negativamente la interacción entre las personas y en cierto modo las acobardan.
Aunque este hecho parece contradictorio, los MMC nos distancian cada vez más, es que ¿quién le da, actualmente, una mala noticia a una persona en la cara? ¿Quién felicita a alguien por su cumpleaños “en vivo y en directo” cuando es más fácil mandarle un mensaje de texto? Nadie en absoluto, ya sea por miedo, vergüenza, timidez, comodidad, etc.
Admito que en el caso de que las personas no vivan cerca, y les sea imposible verse, la tecnología ayuda mucho; ya que, por ejemplo, es muy útil cuando alguien tiene que llamar por teléfono a algún amigo o familiar para felicitarlo por algo. No obstante creo que la gente se ha estado aprovechando de este recurso a tal punto que es imposible ver adolescentes manteniendo largas conversaciones que no sean por vía telefónica o por Internet, ya sea para organizarse para salir, para contarse secretos o simplemente para disfrutar de una charla.
Antes, los parientes hacían el esfuerzo de visitarse de vez en cuando si vivían lejos, sin embargo, esto cambió radicalmente desde la existencia de Internet. Aunque éste sea un medio económico por el cual es fácil estar comunicado, es inconcebible que se sustituya de ese modo a la reunión familiar.
No es el contacto entre las personas lo único que los medios de comunicación están disgregando, sino que también está desapareciendo, a pasos agigantados, el contacto con los libros y periódicos y cualquier otro tipo de material bibliográfico. Un buen ejemplo de esto es que antes, a la hora de hacer un trabajo de investigación, los estudiantes acudían a las bibliotecas, leían libros sobre el tema, entrevistaban a un experto en dicho campo, etc. Mientras que ahora todo es bajado de Internet, muchas veces sin saber la verdadera fuente de donde proviene la información, ni quién fue el autor. Además, las personas creen que porque encontraron el material en Internet, el mismo es correcto; pero esto no es cierto, ya que cualquiera puede crear páginas Web con los datos que desea siendo estos verdaderos o no.
Otro hecho puntual, y muy alarmante, es que la gente está dejando de leer; dando excusas tontas como que “es aburrido” y reemplazando a los libros por los diversos objetos tecnológicos. Esto tampoco favorece a la comunicación, debido a que los mismos aportan información y estimulan el desarrollo de la imaginación; proporcionando temas de conversación, ya sea para opinar, recomendar una buena obra o criticar otra. Es verdad que actualmente son muy caros y la gente afirma que no tiene acceso a ellos, pero creo que es una cuestión que merece un pequeño esfuerzo; además, hay lugares como las bibliotecas, en donde se prestan ejemplares a cambio de una cuota mensual asequible.
Otro gran problema relacionado con los nuevos medios de comunicación, particularmente con el celular, MSN y Facebook es que se escribe con abreviaturas, sin signos de puntuación ni de acentuación y con errores de ortografía, con el propósito de hacerlo rápido, a diferencia de cualquier otro tipo de  texto en el que debemos respetar todas las reglas de escritura. A la larga, las personas se acostumbran y luego no recuerdan como escribir correctamente.
Además, no tanto con el MSN pero sí con Facebook, la gente acostumbra a publicar datos personales importantes como su nombre, el lugar donde vive, con quién está o a dónde va. “Los expertos alertan de que niños y adolescentes son especialmente vulnerables a abusar de las nuevas tecnologías. Asimismo, corren el riesgo añadido de, en el caso de 
Internet y las redes sociales, acceder a contenidos inapropiados o contactar con desconocidos.”*  ¿Realmente nadie se da cuenta de la gravedad de los problemas que esto podría provocar?
Para concluir, creo que los MMC nos abren muchas puertas, nos brindan información en forma inmediata y nos comunican sin importar las distancias. Sin embargo, si caemos en el abuso y nos obsesionamos con ellos corremos el riesgo de perder algo tan básico e importante como lo son las relaciones interpersonales y el contacto con los clásicos medios de comunicación como los periódicos, las revistas y sobre todo los libros.

*Fundación INTEGRAR, martes 27 de julio de 2010, http://fundacionintegrar.blogspot.com, http://fundacionintegrar.blogspot.com/2010/07/adiccion-nuevas-tecnologias.html

2 comentarios:

Sofia dijo...

¡Tenes toda la razón del mundo! Su pagina es genial...

Alberto A. Rodriguez T. dijo...

En mi opinión, el contacto de las personas no está siendo disgregado ni desaparecido, más bien reforzado. Las redes sociales se utilizan precisamente para establecer conexiones con amigos, etc.

El contacto con los libros ya es hora de dejarlo atrás; los libros consumen muchos árboles, si dejamos de ser dependientes de ellos podríamos contribuir con la salvación del medio ambiente. En internet está todo el material y hasta más con tan solo un clic.

En este artículo dice que las redes sociales y los teléfonos están motivando a que la gente se felicite en ocasiones especiales por teléfono, en vez de ir en persona. Yo estoy en total desacuerdo con esto ya que normalmente nos felicitamos por redes sociales y después en persona cuando los vemos. Esto, al contrario, es bueno porque si no tienes tiempo de hacerlo personalmente lo haces por alguno de los métodos mencionados y no quedas mal